LA CRIATURA (microrrelato)

borrar03

-Ando como desazonado, vecino. Te juro que en mi ya larga vida había visto cosa semejante. El caso es que ha dado en avecindarse en mi tejado un gato extrañísimo. Para empezar, no maúlla, sino que grazna, y a más de este dislate, da en andar sobre dos patas cuando lo propio de la especie, como es bien sabido, sería sostenerse sobre sus cuatro extremidades. Pero no paran aquí las extravagancias, ¡qué va! En vez de la pelambre que presentan todos los felinos, el animalejo en cuestión luce una librea de plumas y su hocico, de ordinario chato, es alargado y de córnea apariencia. Te digo que no me gusta nada, no, señor.

-¿Y es factible que pudiera yo ver tamaña maravilla?

-¡A ver, si no! Ahí lo tienes, sobre el alar de la casona.

-Pero… pero ¡si eso es un cuervo, compadre!

-¿Un cuervo..? Lo que faltaba: encima ni siquiera tiene el nombre que le corresponde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s