VIA FERREUM (microrrelato)

borrar02

Es una criatura extraña. Durante centurias se le situó, como al minotauro o al unicornio, en el terreno mitológico, y no fue hasta el siglo XIX que George Stephenson pudo demostrar fehacientemente su existencia.

Al igual que el parásito conocido como tenia o solitaria, puede perder de forma segmentada todo o parte de su cuerpo y volver a reproducirse a partir de la cabeza (locomotora), única parte auténticamente vital. Se agrupa en lugares llamados “estaciones”, a donde acude para evacuar, dormir. o alimentarse de grandes concentraciones de organismos, al modo del plancton, llamadas genéricamente “pasaje”, succionándolas a través de una serie de válvulas situadas a lo largo de su cuerpo.

Su piel es coriácea, dispuesta en forma de placas articuladas que le confieren gran movilidad y resistencia. Prefiere moverse en línea recta, y para ello practica, cual algunos roedores, largas galerías en las laderas de las montañas que se interponen en su camino. Se desplaza deslizando un sin fin de extremidades rotatorias sobre una sustancia que él mismo segrega, al igual que los moluscos gasterópodos, como el caracol, pero, a diferencia de dichos invertebrados, el producto que emite no es volátil, sino que se fosiliza y adquiere el carácter de ruta permanente. Esta especie de caminos llamados “railes” pueden verse con frecuencia cruzando campos y ciudades.

Si alguna vez os encontráis con uno de estos ejemplares, no temáis que os engulla, pues al igual que Jonás, volveréis a ser regurgitados tarde o temprano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s