LA HIERBA BAJO LA NIEVE, y otros relatos leoneses

borrar04

Belleza humana del marginalismo

La hierba bajo la nieve y otros relatos leoneses. Carlos García Valverde. Prefacio de Máximo Cayón Diéguez. León, 2008. 256 pp.

01/02/2009 NICOLÁS MIÑAMBRES 

No es Carlos García Valverde un bisoño en las tareas literarias. Además de su condición de diseñador gráfico, la larga serie de premios conseguidos avalan su extensa carrera. Por ello, La hierba bajo la nieve , más que una novedad, es una confirmación. El escaparate literario de un largo quehacer creativo.

Los relatos incluidos en el libro tienen como trasfondo el ambiente leonés, lo cual no supone limitación alguna. A fin de cuentas, el tratamiento estético transforma lo local en universal. La lectura de esta larga serie de cuentos hace pensar que predomina la condición marginal de sus personajes, lo cual, más que un desdoro, es un acierto. Hay en primer lugar una marginalidad casi mítica, buscada o impuesta por determinadas circunstancias. La guerra civil, por ejemplo, convierte en personaje marginal a Luis, «El molinero de Carbajosa», pero el noble deporte de los aluches le permitirá redescubrir la nobleza, seca pero profundamente humana, de Benito Morales. Marginal, pero de marginalismo excelso es Lorenzo Valcárcel, «El Negro», símbolo de los últimos pastores trashumantes. Su semblanza será recuperada por el narrador, zagal de niño y ahora estudiante de periodismo en la Complutense. No falta en «Rayo Páramo, C.F.» el mundo del fútbol como espacio de realización de Salus y Manolo Canales, personajes irrepetibles. El paso del tiempo recupera y reafirma en ellos el viejo afecto, algo semejante al desenlace del primer relato del libro. Egregia fue también la personalidad del protagonista de «La granja de los locos», convertido en un ser indefenso y desconocido.

Otra serie de narraciones describen la marginalidad de los humildes, los pobres o los indefensos, seres muy queridos por el inolvidable Ignacio Aldecoa, como recuerda Máximo Cayón. El espíritu del relato «Seguir de pobres», del citado Ignacio Aldecoa, tiene su eco en algunos de los cuentos de Carlos García Valverde. Unas veces será el desarraigo familiar, presente en «Que no nieve al otro lado». Otras será el temor al paso del tiempo, como ocurre en «El regreso». Pero no falta el tempus fugit que descubre un inesperado e intenso sentido del afecto en «La deuda».

No falta la presencia de la muerte, que los personajes reciben de forma diferente. Bien como la profanación de un estilo de vida, en «La muerte del cisne», bien de forma lírica, tal el desenlace de «Ana se comió una nube». No falta el suicidio por desesperación amorosa ni está ausente el desasosiego dramático del proceso hacia el final de la vida, descrito en «El viaje». O el movimiento desconcertante de «La lluvia ascendente». Muy original es el manejo, como motivo y como desenlace de un fruto tan popular como el lúpulo en el relato «Marianella». O una caricatura de la crítica, caricaturizada en «El ladrón de bicicletas».

Lo dicho no es sino un acercamiento al mundo humano y paisajístico, complejo y variopinto, recuperado con gran acierto por Carlos García Valverde.

(Publicado en el suplemento literario “El Filandón” (Diario de León), el 1 de Febrero de 2009)

Anuncios

Un comentario en “LA HIERBA BAJO LA NIEVE, y otros relatos leoneses

  1. Pingback: “LA HIERBA BAJO LA NIEVE”, reeditado | Carlos García Valverde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s